27
Mar, Sep

Álvaro Bautista entra en la historia de Ducati al alcanzar el millar de podios en WorddSBK de la marca italiana

Álvaro Bautista

El Campeonato del Mundo FIM Superbike nació en 1988, y Ducati alcanzó el éxito en la primera carrera, gracias al Campeón del Mundo de 500cc de 1981, Marco Lucchinelli, que corría para el Ducati Team Lucky. El primer podio para Ducati sería un segundo puesto, pero el italiano ganaría la Carrera 2, la primera de sus dos victorias en WorldSBK. 34 años después ha llegado otro hito icónico en la historia del fabricante de Bolonia: Nada menos que el podio número 1000, alcanzado este pasado sábado en la Carrera 1 celebrada en el autódromo de Most con un brillante triunfo de Álvaro Bautista. Es un éxito sin parangón, un logro formidable y un récord que seguirá siendo suyo durante mucho tiempo.

A pesar de ese éxito inicial, el único gran representante de Ducati en 1988, Lucchinelli, no podría concretar el potencial insinuado. Con dos victorias, otros dos podios y el quinto puesto en la general, Ducati fue derrotada por Honda en la batalla por el título y terminó también detrás de otro fabricante italiano, Bimota. 1989 fue algo mejor, ya que Lucchinelli, en funciones de director del equipo, supervisó la entrada de Raymond Roche al Campeonato y el francés respondió ganando carreras y terminando el año en el tercer puesto de la general. A finales de los 80, Ducati sumaba 16 podios y siete victorias, pero ningún título.

Sin embargo, con el comienzo de la década empezó también el dominio de Ducati: En 1990 se llevó el título por 57 puntos y Roche puso a la marca italiana definitivamente en el mapa. En 1991, el francés perdió su corona ante el también piloto de Ducati Doug Polen. El fabricante había acumulado 50 podios antes de finales de 1991. Con la ayuda de la leyenda de Ducati Giancarlo Falappa y de la estrella belga Stephane Mertens, Ducati cosechó su podio número 100 en el Jarama, en 1992, convirtiéndose en el primer fabricante en alcanzar ese número y remató ese año con el título de Polen. En 1993, a pesar de que Carl Fogarty y Giancarlo Falappa eran los principales pilotos y que con ellos se alcanzaron los 150 podios, fue Kawasaki la que se llevó la corona de vuelta a Japón.

Sin embargo, el piloto más exitoso para el fabricante estaba a punto de aparecer en escena. Se llamaba Carl Fogarty y se convertiría en sinónimo de la marca y en un ídolo deportivo en todo el mundo, especialmente en su Gran Bretaña natal y en Italia, donde dio incontables satisfacciones a los ‘ducatisti’.  ‘Foggy’ se alzó con el título de 1994 en la última carrera de la temporada, venciendo a su archirrival Scott Russell y, al comienzo de la siguiente campaña contribuyó a un doblete 1º-2º en Hockenheim (victoria de Fogarty y segunda posición de Fabrizio Pirovano) con el que se alcanzaron los 200 podios. Ducati logró otro título de Pilotos con Carl, el quinto de los seis cosechados hasta ese momento.

Troy Corser empezaba a ganar carreras y al comenzar la temporada de 1996, con Fogarty corriendo esa temporada para Honda, el australiano era uno de los favoritos al título en su segunda temporada. Troy hizo valer los pronósticos y brindó la corona a la marca italiana en la Carrera 1 de Phillip Island, al final de la temporada. En paralelo, Pierfrancesco Chili se convertía por entonces en el nuevo ídolo italiano de Ducati. Fogarty volvió a Ducati en 1997 pero no pudo conseguir la corona ese año, aunque sí lo hizo en 1998. Ese año firmó un tercer puesto en Donington Park que dio a Ducati su podio número 300.

Fogarty sumó su cuarta corona de Pilotos en 1999, pero la lesión que sufrió la temporada siguiente en Australia acabaría poniendo fin a su carrera. Sin embargo, llegó savia nueva a la marca para continuar los éxitos del 'Rey Carl'. Troy Bayliss le dio a Ducati su podio nº 375 en Misano y el wild card Steve Hislop alcanzó el siguiente hito, los 400 podios, nuevamente en Donington Park, mientras que Ben Bostrom ganaría cinco carreras durante la temporada 2001. Ducati recuperó el título gracias a Bayliss ese mismo año, y brindó el podio nº 425 para la marca en la Carrera 2 de Assen.

El australiano no pudo retener la corona en la siguiente campaña, pero en 2003 Neil Hodgson conquistaría de nuevo el título de Pilotos, el décimo para la fábrica de Borgo Panigale. Otro británico, James Toseland, sumó el podio número 500 de la marca en Donington Park, un escenario donde Ducati ha tenido muchos hitos a lo largo de los años. Contra todo pronóstico, Toseland se hizo con la corona en 2004 y Noriyuki Haga consiguió el podio 575 en el circuito de Brands Hatch. El número 600 llegó cerca de casa, con la última victoria de Regis Laconi en WorldSBK al imponerse en la Carrera 2 de Misano en 2005.

Después de que Suzuki se hiciera con la corona en 2005, Troy Bayliss regresó al campeonato tras su paso por MotoGP y se hizo con el título en 2006. Su rivalidad con James Toseland era feroz y en 2007, a pesar de ganar la Carrera 2 de Assen – un clásico del Campeonato-, la corona fue para Toseland, que corría ese año para Honda. Bayliss afrontó el curso 2008 como un desafío final y se llevó la corona en su última temporada cosechando 11 victorias. El legado continuó en 2009 cuando Noriyuki Haga y Michel Fabrizio acumularon nuevas victorias y podios: El tercer puesto de Fabrizio en la Carrera 1 de Misano supuso el podio 700. Sin embargo, ninguno de los dos pudo llevarse la corona y fue Carlos Checa quien la conquistaría de nuevo en 2011. El piloto catalán logró el último título de Ducati hasta la fecha, así como la victoria número 300 en la Carrera 1 de Silverstone.

En 2012 llegaron nuevas victorias, pero seguidamente habría una espera de tres años hasta la siguiente, firmada con estilo por Chaz Davies en Aragón con la Ducati Panigale. Algunas de las victorias más icónicas de Davies llegaron de rojo, como su última vuelta en la Carrera 2 de Sepang en 2015, con la que retrasó el título de Jonathan Rea, así como el tercer puesto en Misano, que supuso el podio número 800 para Ducati.

En 2016, el galés pelearía por el título durante toda la temporada, aunque por segundo año se quedó a las puertas. En 2017, Davies luchó una vez más por el título, y con Marco Melandri compartiendo el garaje del equipo oficial tras regresar al Campeonato. El italiano ganó la Carrera 2 en Misano, entre otros triunfos, pero no le dio ningún nuevo título a la fábrica. 2018 sería otra temporada de triunfos para la pareja formada por Davies y Melandri, sin embargo, no sería hasta 2019 cuando una estrella procedente de MotoGP conseguiría nuevos récords en el Campeonato.

La llegada de Álvaro Bautista a WorldSBK fue explosiva: 11 victorias consecutivas, incluida la número 350 para Ducati en MotorLand Aragón, que también supuso el podio número 900 de Ducati. Bautista demostró que estaba listo para ganar desde su llegada al nuevo paddock, pero el título acabaría perdiéndose de nuevo y su salida del equipo a final de año propiciaría la llegada de Scott Redding. El inglés tomó el relevo con fuerza y siguió sumando para la marca con un hat-trick de podios en su debut en Australia. Redding también lucharía por el título hasta el Round final de 2020 en Estoril, donde Davies ganó la Carrera 2 por delante de Redding y logró el podio número 950 de Ducati.

El palmarés siguió creciendo a lo largo de 2021 con el concurso de Redding, de la estrella italiana Michael Ruben Rinaldi y del debutante Axel Bassani, mientras que el regreso de Álvaro Bautista al equipo en 2022 ha visto al piloto español ponerse de nuevo al frente de la clasificación y finalmente lograr el increíble podio número 1000 de Ducati en el Autódromo de Most.